¿Eres terapeuta y quieres vivir de ello?


 

Me llamaron loca cuando en el 2010, todavía en plena crisis económica, en el paro, sin casi ingresos, me lancé a montar mi primera página web para cumplir mi sueño: enseñar Reiki.

 

En el 2011 mi madre me llamaba para preguntarme si estaba buscando trabajo y si había dejado ya eso del reikin. Al rato me llamaba mi hermana para lo mismo. Cada día ... a veces varias llamadas ...

 

En el 2012 me preguntaban como es que conseguía ganar dinero con ello. Ya no me decían que buscase trabajo. 

 

En el 2014 cuando celebré mi boda por todo lo alto, pagando el transporte desde Madrid a Ferrol, el hotel y un convite donde algunos aún hablan de como cuando ya no podían más seguían trayendo bandejas de langostinos (en Galicia se come muy bien y muy abundante por cierto, eso ya no fue cosa mía sino del lugar, que da gusto así claro) con los ojos como platos, sorprendidos aún, me decían: _Pues debe ser bueno eso del Reiki_

 

Menos mal, al menos ya lo pronunciaban bien :). 

 

En el 2016 traspasé mi querido centro, al completo, todo incluido. Otra vez me llamaron loca. No entendían porqué no seguía con eso que me iba tan bien y le añadía el no se qué de los guías

 

Cuando empecé a trabajar online, casi sólo online, con  4 o 5 cursos en todo un año presenciales, por no perder la costumbre y el resto: terapias, más cursos, charlas ... todo online ... me dijeron que eso no iba a funcionar.

 

Y al principio fue duro, porque yo no sabía lo diferente que era eso del mundo online. Pero seguí, y no hice caso de las opiniones familiares. Muy bien intencionadas, pero sin conocimientos del medio. Así que me formé, me formé y me formé un poco más. Me mantuve con los ahorros y la ayuda de mi marido.

 

En el 2017 empecé a atender a mi padre que cogió cáncer. A pesar de ello seguí sacando tiempo y seguí formándome, y empecé a ganar dinero. Lo justo para pagar los gastos y la comida de los gatos, ya sabes, pienso, latas y juguetes, que son muy exigentes y si no ya me dijeron que se irían con el vecino.

 

En 2020 vino lo que ya sabes. A mi no me afectó, ya llevaba tiempo ganando para pagar los gastos de mi casa, de mi negocio, los de los gatos, y mis caprichos. Ahí ya no necesitaba más la ayuda del sueldo de mi marido.

 

La gente ahora se ha dado cuenta de que las cosas cambian de un día para otro. Pero si tienes una idea clara, te encanta y quieres dedicarte (o ya te dedicas) a ello, necesitas tener un ingreso directo, constante y estable desde tu página web.

 

Ya sabes videollamadas, redes sociales y eso. Pero lo mejor es que a final de mes pagas tus gastos, y los de tus mascotas si tienes. No dependes de un alquiler por cierto, ni siquiera del barrio donde vives, ni siquiera de una pandemia. ¿Sabías que pasamos crisis, guerras, pandemias o virus virulentos cada pocos años? vamos que somos más fuertes de lo que creemos, eso como poco.

 

Pero yo de lo que quiero hablarte es de que puedo enseñarte todo lo que yo hago y me funciona, en lenguaje sencillo y con herramientas en el 95% de los casos gratuitas. Tengo un curso, ese no es gratis claro. Pero es mucho más barato que el 2º curso que me compré para aprender y que te explico en profundidad como el resto de ellos. Ese me costó algo menos de 900€, mi curso es más barato.

 

Como ya sabes que me gusta regalar, te invito a una clase donde te cuento de que va ser autónomo y tener un negocio online. Vamos todo lo que necesitas y los pasos que darás. Y luego ya te hablo de mi curso, por si realmente vas a dar el paso o vas a esperar a que el mundo sea un lugar mejor, seguro, estable y las oportunidades llamen a tu puerta como churros vestidos de niñas boy scouts vendiendo galletitas.

 

Por cierto que si no lo sabes es un negocio muy lucrativo, lo de vender galletas. ¿Conoces a esa girl scout que vendió 1.500 dolares en 6 horas de galletitas?

 

Pues si, y es que da igual que quieras vender, tus terapias o galletitas, la cuestión es saber como. Pues eso, que si lo tuyo no son las galletas, son las terapias haz click en el botón y entra en la clase: