· 

La ansiedad como modo de vida

Cómo sanar la ansiedad y eliminarla de tu vida

 

Si lo permites, la ansiedad pasará a ser tu modo de enfrentar la vida.

 

Vivimos inmersos en nuestros pensamientos, que a su vez están enfocados en cosas materiales. Cuando no eres consciente de tus emociones, y no están en equilibrio, tan sólo convives con ellas. Es como vivir en un edificio atestado de vecinos, cada cual con sus manías y con sus días buenos y malos.

 

Si no creas una sana rutina de mirar hacia dentro cada día, te encontrarás con que tus vecinos emocionales cada vez están más descontrolados. Y uno de los vecinos más temidos es la Ansiedad.

 

Es un sentimiento de quemazón que surge en el pecho, sientes que te va a explotar y al mismo tiempo que algo se está quemando sin remedio dentro de ti. Querrías echar a correr pero sabes que no puedes escapar, la ansiedad está en tu interior y ya tiene ganada la partida.

 

En ese momento ya llevas bastante tiempo desarrollando una actitud exigente hacia ti mismo y hacia tu vida. Y no has llegado a ningún acuerdo contigo mismo, simplemente no puedes más con la vida, con esa situación que al inicio te molestaba, luego empezó a preocuparte, sentiste enfado en ocasiones y en otras tristeza, y finalmente llegó a obsesionarte.

 

Al final la situación se ha convertido casi en un ente vivo, con nombre y apellidos que ha tomado el control de tu vida. Y cada día aunque no lo quieras la ansiedad está ya en tu cuerpo, se levanta y se acuesta contigo. Mentalmente estás extenuado, ya no puedes buscar soluciones puesto que le has dado tantas vueltas que ya no tiene sentido.

 

Te sientes perdido y sólo ves un pozo oscuro al que te diriges sin remedio. Efectivamente estás ansioso y no sabes cómo pararlo.

 

Suele decirse que debes conocer bien a tu enemigo para poder ganar la partida, por eso he querido presentártelo formalmente. Ahora ya le conoces, y también has visto el proceso que te ha llevado a dejarle entrar. No has sido cariñoso contigo mismo, ni compasivo con tus modos de actuar. Además has hecho fuertes juicios sobre esa situación o esa persona que te preocupaba, en vez de dejar que la compasión te aconsejase.

 

¿Y ahora que hago para liberarme de esta ansiedad que me corroe por dentro?

 

No es algo que conseguirás de la noche a la mañana, y no digo que sea fácil, pero si que merece la pena el esfuerzo.

 

  1. Ante todo prioriza en tu vida: todo lo que no te aporte alegría, confianza y bienestar, deséchalo.
  2. Hay un dicho muy claro: Si algo tiene solución búscalo y soluciónalo. Si no lo tiene, olvídalo.
  3. Mantén unos minutos de silencio cada día. Tan sólo respira.
  4. Hazlo también cuando comiences a sentir crecer la ansiedad, te ayudará a bajar la intensidad y a que veas las cosas de otro modo.
  5. Visualízate encontrando un camino luminoso, donde la solución se da por sí sola, sin lucha.
  6. Confía en ti mismo y no tengas miedo de pedir ayuda a otras personas. Todos hemos pasado por situaciones similares.
  7. Tómate un respiro, no seas tan exigente contigo mismo. Elige un día para descansar, salir con amigos o familia y desconectar.
  8. Revisa la situación que te genera ansiedad y pregúntate: ¿es necesaria en mi vida, o puedo liberarla? 

Y recuerda siempre que tú eres el actor de tu vida, nadie decide por ti, y cuando crees que es así, eres tú mismo el que lo está permitiendo. Retoma el poder en tu vida, asumiendo la responsabilidad de tus decisiones. Perdónate por ellas y trátate mejor la próxima vez.

 

 

La vida no está para pensarla, sino para vivirla (con cabeza y corazón :))

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 9
  • #1

    Maria (lunes, 12 febrero 2018 09:32)

    Hola Cristina, acabo de recibir tu correo y muy bueno tu articulo como todos los que compartes y también sigo todos tus vídeos y si que se extrañan las canalizaciones heee.
    Bueno te comento que mi mayor ansiedad es el miedo, tu ya conoces un poco mi historia y desde la ultima canalización que hicimos comencé a ver muchas cosas y a investigar, aunque intento dar los pasos para salir de esta experiencia es imposible avanzar, me viene de ambos lados por un lado el pasaporte de la niña y no conseguí la autorización y solo me dan la opción de quitarle la patria potestad que si ya en el mismo país es complicado desde aquí..... por otro lado investigando el comportamiento de esta persona me llego un vídeo que parecía que estaba echo para mi jajajaja, yo que siempre pensé que era un acosador, resulta que se denominan psicópatas narcisistas y la única opción que hay en la red es desaparecer prácticamente.
    Así que espero tu próximo articulo porque poco a poco se que voy a poder con todo esto en una forma correcta gracias a tu ayuda.
    Estoy esperando a tener un tiempo libre para hacer una canalización y mas cosas.
    Un beso muy grande, felicidades por tu libro, por tu gran labor y muchísimas gracias por tu ayuda.

  • #2

    Cristina Acebrón Guirau (lunes, 12 febrero 2018 09:49)

    Muchas gracias María por tus comentarios y mucho ánimo, sin duda hay situaciones que requieren de nosotros un gran aplomo. Quizá sería adecuado consultar a un abogado y a servicios de la mujer. Suelen estar habituados a tratar este tipo de situaciones y seguro que podrán aconsejarte mejor.

    Por otro lado mi consejo que según mi experiencia ayuda mucho, es que cada mañana reserves un tiempo para visualizar la situación que deseas, en paz y calma. Somos creadores y de hecho estamos creando a cada momento.

    Así que paciencia, mucho ánimo y haz una retrospectiva sobre que emociones te llevaron a esa situación, qué es lo que buscabas y porqué ya no lo necesitas. Esto también te ayudará a sanar la situación, recuerda que sólo estamos donde tenemos que estar, durante el tiempo necesario para nuestro aprendizaje.

    ¡¡¡Abrazo de oso!!!

  • #3

    Maria (lunes, 12 febrero 2018 11:02)

    Gracias por ese abrazote,
    Las emociones fueron la búsqueda, desde bien niña siempre sentía que me faltaba algo era algo así como un vació y es algo que siempre sentí e intente llenar con compras compulsivas y no de zapatos jajaja, no se porque pero necesitaba comprar terrenos, animales, comprar o adoptar, supongo que necesitaba llenar la falta de cariño, contacto con la naturaleza pues vivía en Madrid, luego sentí algo que me hizo venir aquí por primera vez, necesitaba el cambio encontrar eso que me faltaba, ya no lo necesito porque ya lo encontré, y no era material, por ese lado me siento feliz, lo del abogado ya lo estoy viendo, si es que todo tiene una razón, creo que lo hemos hablado, y es que aquí es un problema y allí me espera otro, que es mi ex, quiero pensar que de tanto que me quejo Diosito a dicho mira ya que lo estas pasando mal desde aquí soluciona ese otro problema y así te vas en paz, pero me cuesta denunciar al padre de mis hijos, va a ser verdad lo que me dijeron que tengo un corazón de niño, en fin si así debe de ser.

  • #4

    Cristina Acebrón Guirau (lunes, 12 febrero 2018 11:12)

    A ti querida María, prueba con las ayudas a la mujer para ver que es lo que te aconsejan. Y por supuesto con la visualización, deja ir lo que ya no te sirve, y visualiza en paz.

    De este modo quizá puedas afrontar ese problema sin denuncias, hablando desde el corazón y permitiendo que las mejores opciones para los dos fluyan. Ese es el proceso que te propongo, y que a la larga te puede ayudar a ti también a ponerte en paz contigo misma.

    Besotes mil!!

  • #5

    Maria (lunes, 12 febrero 2018 11:31)

    Muchas gracias amiga.
    Que Dios te bendiga.

  • #6

    Cesar Ramirez (lunes, 12 febrero 2018 15:31)

    Realmente es la ansiedad la más fuerte de mis enemigas, aún no puedo con personas cercanas que me generan mucha frustración, ansiedad y minan mi autoestima, sé que la solución está en mí pero no puedo con ello. Gracias Cristina.

  • #7

    Cristina Acebrón Guirau (lunes, 12 febrero 2018 15:46)

    Hola César,

    Si la ansiedad viene generada por otros, entonces puedes depurar las relaciones que tienes con esas personas. Observa que es lo que más te molesta de ellas, y eso mismo es lo que no te gusta de tí mismo.

    Es más fácil ver en el otro lo que no queremos ver en nosotros, por eso los demás nos hacen de espejo.

    Por supuesto la otra parte que mencionas, la de la Autoestima es algo que puedes trabajarte desde el respeto y el amor hacia tí mismo. Si tú te amas y te respetas, ningún comentario externo te podrá ofender.

    En mi tierra dicen que no ofende quien quiere, sino quien puede. Esto es: a quien tú dejas que te ofenda, ya que las palabras no duelen, sino el modo en que son aceptadas y recibidas por el otro.

    Trabaja con afirmaciones positivas para reforzar tu autoestima y tendrás solucionado el 70% del problema. Retoma el Reto al Cambio, te ayudará.

    Te veré en el Webinar :)

    Abrazo fuerte!

  • #8

    Karen (lunes, 12 febrero 2018 23:36)

    Hola!
    Leí tu artículo y es muy bueno. Es verdad. Vivo ansiosa por los miedos que he adquirido a lo largo de los años..... esto está dificultando mucho mi vida laboral y ya no sé que hacer, es decir, no puedo renunciar porque el vivir dignamente depende de mi trabajo en cuanto a lo material refiere. ........

    Te felicito por todo lo que haces y deseo lo mejor para ti.
    Saludos.

  • #9

    Cristina Acebrón Guirau (martes, 13 febrero 2018 09:02)

    Hola Karen,

    Gracias por comentar, sin duda los miedos nos paralizan y generan una situación de estrés y ansiedad que, si no eres capaz de cortarla, puede degenerar en problemas de salud posteriores.

    En la charla del próximo día 20 volveré a dar más claves. Y te veo en el webminar, seguro que también encontrarás soluciones que te ayuden.

    Un abrazo fuerte y feliz día!