· 

Tus emociones son tu fortaleza

Mensajes espiritual canalizado por Uriel. Tus emociones te hacen más fuerte

Tus emociones son tu fortaleza

 

 

Querido ser humano, te habla Shakiel, y y hoy vengo a ti con el firme propósito de que conviertas a tus emociones en tu mayor aliado.

 

En tus historias siempre se narran las vidas de los seres humanos, atormentadas por sus furias internas, que salen de ellos sin control. Son las emociones que salen con más fuerza aquellas que más temes. La rabia, la desidia, el desamor, el odio, el rencor, la tristeza y tantas otras más, de las cuáles sientes miedo.

 

Has sentido que tus emociones te gobiernan, y te hacen perder el control de ti mismo. Y hoy vengo a decirte que es justo al revés.

 

Tus emociones hablan de ti, justo lo que no te atreves a decir. Como alma viniste a experimentar la materia, pero sólo puedes experimentar la densidad a través de un flujo continuado de emoción.

 

La materia en si misma es pura emoción contenida en una forma, y un estado concreto. Sólo el agua es capaz de cambiar de estado y pasar de una emoción a otra. Sabemos que no lo comprendes aún, pero las emociones son mucho más de lo que has creído hasta hoy.

 

Si quieres comprender el agua y su naturaleza, piensa en la tristeza. Cuando la sientes y dejas que te embargue, tu cuerpo entero cambia. Un sentimiento extraño se apodera de tu cuerpo, y deja de ser fuerte, para volverse dulce y delicado. Piénsalo, cuando estás triste dejas atrás todas tus fortalezas, las murallas que levantas que crees que te hacen mejor y más fuerte. Esas murallas que suelen separarte de otras personas, del dolor, del conocimiento. Y la tristeza te devuelve ese conocimiento.

 

Cuando sientes tristeza por algo todas tus antiguas fortalezas ya no importan, sólo importa el dolor que sientes. Todo tu mundo se para, todo lo que antes era importante deja de serlo. Por eso decimos que tu naturaleza en ese momento se vuelve delicada. Pues en ese momento eres capaz de escuchar desde el corazón, pues en esos momentos tu corazón está abierto, está de nuevo conectado.

 

Esa es una de las cualidades que tiene la emoción de la tristeza, te sirve para que seas consciente del dolor. No sólo del tuyo sino del que infliges cuando no eres consciente, cuando estás detrás de tus muros.

 

La tristeza te vuelve sencillo y empático puedes conectar con el resto de los seres vivos. El resto del tiempo habitualmente estás alejado de tus emociones más cercanas, las más profundas, pues habitas un mundo insólitamente duro y cruel. Desde el niño que asusta a otro, hasta el padre que desdeña a cada minuto a su familia en pro de algo tan importante como el trabajo. Y por supuesto el desprecio constante que ejerce el ser humano sobre todo lo que tiene a su alrededor, sobre la Tierra y todos sus habitantes.

 

Ten en cuenta a la tristeza, pues te hace retornar a un estado más puro en el que eres capaz de recapacitar y de enmendar de corazón tus actos de dolor.

 

La rabia la vives como una enfermedad, algo que se apodera de ti y toma el control. Sería como el fuego que arrasa miedo todo lo que toca. Y es por eso que la rabia, la cólera y el enfado desmedido no hacen más que mostrarte tu Ego en estado puro.

 

Te muestran las facetas más extremas del ego que elegiste portar en tu encarnación. Este ego es tu compañero de viaje y tiene mensajes profundos que mostrarte, si te lo permites. El ego saca a la luz la parte más material de tu ser, y esa la parte que viniste a desarrollar a esta escuela llamada Tierra.

 

La rabia cuando la dejas salir es un fiel reflejo de aquello que no te gusta de ti mismo. A pesar de que habitualmente la usas para señalar el error del otro. Lo único que haces es señalar tu propio error. Y es por eso que te confunde, te domina, te altera, y saca de ti una fuerza llena de sinrazón, que te sorprende.

 

La promesa de la rabia es que a través de ella conocerás los lugares de ti mismo que has venido a erradicar.

 

La culpa es una emoción compleja que consigue mostrar al ser humano los modos más inventivos que tiene para esconderse de sí mismo. La culpa huye el reconocimiento del error. Ayuda al ser humano a que escape de sí mismo, de su conciencia por un tiempo, el tiempo que necesite y que sea suficiente para comprender su acción.

 

Después con la comprensión vendrá el perdón. El regalo de la culpa es un espacio de tiempo para la reflexión.

 

La vanidad es amiga del ego, y también se ocupa de mostrar las facetas que el humano no quiere afrontar. Aquellas que no quiere reconocer, la vanidad se encarga de mostrar.

 

 

Mi querido ser humano las emociones que ti llamas negativas, de las que huyes con miedo, son realmente tus mejores amigas.

 

 

Son amigas venidas del otro lado, de mi lado, para ayudarte en tu peregrinaje por la vida a que puedas sobrellevarlo mejor. Tan sólo te ayudan a que te veas a ti mismo, incluso las partes que no quieres, para que puedas atenderlas y sanarlas.

 

 

 

 

 

Tus emociones son el camino de regreso al hogar

 

 

¿Y las emociones positivas Shakiel qué pasa con ellas?

 

Te diré mi querido ser humano que esas son aún más complejas, pues tienen en su interior el símbolo del Amor. Las emociones que llamas positivas como la alegría, la compasión, la empatía, son las que te recuerdan el mejor camino de regreso al Hogar.

 

Esas emociones contienen las vibraciones del Amor, que son las más altas de toda la Creación. Si todo parte de un Ser infinito al cuál denominas Dios, y ese Dios es puro Amor, entonces las emociones positivas son las migajas que te muestran el camino de vuelta a tu Hogar, a tu Creador.

 

Las emociones positivas hablan de la Unidad, y cuando el ser humano recuerda la unidad que reside dentro de él, entonces una chispa de divinidad de enciende dentro de él. Esas chispas son las que le reforzarán en los momentos de necesidad. A más chispas el humano se siente más completo, y realmente así es.

 

Las chispas de amor que despiertan todas las emociones positivas, recuperan las partes del otro lado que todo ser humano se trae a esta vida.

 

Es por eso que nunca estáis solos, pues portáis en vuestro interior la Promesa del Amor, que no es más que el recuerdo del poder infinito de la unidad, el recuerdo de quienes sois en realidad.

 

Te dejo con tus reflexiones deseando despertar más chispas de divinidad.

 

Con cariño y devoción tu amigo Shakiel.

 

 

 

 

 

Y si aún no lo has hecho apúntate al Webinar Autoestima Imparable, y aprende como mantener todas tus emociones en equilibrio.

 

https://cristinaacebronguirau.kyvio.com/webminar-autoestima-imparable

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0