· 

Fobias en las relaciones sociales

timidez, vergüenza, fobia social, miedo a relacionarme, me siento solo, sola, incomprendido
Crea relaciones sociales que sin miedo a relacionarte

 

De pequeña era bastante tímida y me sonrojaba enseguida, así que solían llamarme Heidi. Siempre pensé que sería así toda la vida y que no podría dejar de sentir vergüenza cada vez que conocía a alguien nuevo, me preguntaban algo que no sabía, o simplemente tenía que intercambiar algunas palabras con algún desconocido (o peor... conocido).

 

Ahora me río acordándome de algunas situaciones embarazosas, simplemente porque yo no comprendía las relaciones sociales. Siempre me he sentido un poco alien y es que la educación emocional no era algo de moda en mi época (¿Y en la tuya? ¿en tú país es diferente? cuéntamelo porfi)

 

 

Ahora tengo claro que no hay que tener miedo a las personas ni a las emociones que tenemos. Simplemente hay que encontrar un equilibrio entre sentir y creer.

 

 

Un puesto de trabajo mejor, se lo darán siempre a la persona que demuestre más dotes sociales, de hecho a mí me pasó. Estaba trabajando en una empresa donde el ambiente no era muy afín a mis intereses. Lo que ocurrió fue que me fui distanciando de mis compañeros. Llegó un momento en el que tenían que elegir entre yo y otra compañera. La jefa se acercó a mí y me dijo:

 

_ Me encanta como trabajas y tu currículum es estupendo. Verás tenemos que elegir entre tú y Silvia, y la verdad es que ella se ha integrado mucho mejor que tú, así que la vamos a seleccionar a ella._

 

La verdad se lo agradecí porque yo sabía que ese no era mi lugar, pero esa situación me hizo reflexionar:

 

A menos conocimientos y currículum pero más habilidades sociales ...

Elegirán las habilidades sociales y no las empresariales.

 

 

Imagina si es importante que sepas relacionarte de forma sana y sin miedo que un aumento de sueldo, un mejor trabajo o incluso un despido pueden depender de ello. Pero no estoy aquí para hablarte de tu vida profesional, como sabes mi interés está en ti y en tus necesidades personales. De hecho varias personas el año pasado me pidieron que abordara algunos de estos temas.

 

 

 

 

Como siempre quiero aportarte mi granito de arena con un poco de reflexión y sanación. Así que para la segunda parte te dejo la meditación guiada que espero que te encante y que la compartas con otros a los que creas que les puede ayudar.

 

Y para la primera parte, la reflexión voy a dejarte algunos datos para que puedas desmitificar las relaciones sociales. Te daré una frase con el problema y justo detrás la solución que te propongo:

 

1 - Estás enfocado en lo que crees que los demás piensan.

-> Recuerda que no eres adivino, no proyectes reacciones en el otro y permítete sorprenderte

 

2 - Te has acostumbrado a tus reacciones y por eso te anticipas a tí mism@ reproduciendo siempre el mismo personaje

-> Imagina cómo te encantaría comportarte con los demás, visualízalo en tu mente cada día. Incluso puedes copiar la actitud de alguien a quien admiras. Esto te ayudará a cambiar esa programación que lleva años contigo.

 

3 - Tu atención se mueve hacia tu aspecto, tu postura, tu ropa, tu pelo ....

-> Seguro que has conocido a personas que no eran especialmente bellas y sin embargo te resultaban muy atractivas. Acuérdate de ello cuando estés enfocado a mirar los detalles, por suerte no estás en un concurso de belleza, lo que más llama la atención es el desparpajo y la alegría.

 

4 - Piensas que la otra persona es mejor que tú.

-> Y te olvidas de que la persona que tienes delante tienes problemas, sentimientos e inseguridades igual que tú. El ser humano ama que le traten bien, simplemente trata a la gente con sincero cariño, como te gustaría que te tratasen a ti y serás el rey de la fiesta.

 

 

Podríamos hablar de muchas más cosas, pero te garantizo que si cambias estas 4 actitudes por las que te propongo, no volverás a sentir vergüenza, miedo o ansiedad por relacionarte con alguien. La clave es que siempre lo hagas desde el corazón y no desde la mente.  La mente quiere comos y el corazón quiere experiencias, sin más.

 

 

¿Te ha servido? me encantará que compartas en los comentarios otras estrategias que se te ocurren para mejorar ese miedo o fobia a las relaciones sociales. Te veo en los comentarios

 

 

 

 

¿Quieres equilibrar tus emociones? Entonces esto te interesa



Escribir comentario

Comentarios: 0