· 

La preocupación importa y ocupa espacio

Cómo liberarme de la preocupación. Dejar de preocuparme ya

La preocupación importa y ocupa espacio

 

¿Cuántas veces te has levantado con un pensamiento obsesivo y preocupante?

 

“No sé cómo voy a pagar esa factura…”, “y si no me dan el trabajo que voy a hacer…”, “¿Qué voy a hacer con mi hija, no quiere estudiar y si sigue así no será nada en la vida…”

 

Y tantas otras frases mentales que se van acumulando cada día. Ahora visualiza cada una de esas imágenes, o escríbelas en un papel y pregúntate ¿Cuánto espacio están ocupando en tu mente, en tu día a día, en tu vida?

 

Pasas gran parte del tiempo lamentándote sobre lo que pasará si, sin embargo no ocupas ese tiempo dedicándote a organizar y crear eso que SÍ deseas. Esto es de lo que quiero hablarte hoy.

 

Sé que no es fácil soltar el hábito tóxico de la preocupación, y que de hecho es mucho más fácil dejarse llevar por ello. Pero si ya has probado a imaginar el espacio que está ocupando en tu mente, o has hecho el sano ejercicio de escribir cuáles son tus preocupaciones diarias, entonces ya estás list@ para decidir soltarlo ya.

 

La 1º  fase consiste en darse cuenta del tiempo que usas en ello, y eso lo acabas de hacer.

 

La 2º  fase se trata de que revises cada una de esas preocupaciones e imaginas que ocurre lo peor.

 

Entonces pregúntate, si ocurriese lo peor, ¿qué es lo que yo podría hacer para solucionarlo? ¿Qué otros caminos existen para resolverlo?

 

 

De este modo al final te darás cuenta que si tu hija no estudia, quizá está pasando una etapa de rebeldía que un poco de apoyo por tu parte, le sirva para conocerse mejor y reconducir su vida. Que si no has conseguido pagar una factura es posible que eso te ayude a “espabilarte” un poco y buscar soluciones creativas que antes no te habías planteado. Y si no te dan ese trabajo que deseabas, puede ser que te sirva para esforzarte y formarte más, o cambiar tu currículum o sacar a relucir esas otras facetas maravillosas que ya tienes, y que te ayude a encontrar algo mejor.

 

La 3º fase sin duda es la mejor: ya te has dado cuenta de que aun pasando lo peor, siempre hay opciones nuevas que puedes usar para resolver la situación.

 

E incluso si te has observado con calma es posible que salgas reforzado de ello y te animes a sacar lo mejor de ti. En ese momento comienzas una etapa nueva en la que dejas atrás el tóxico hábito de preocuparse y comienzas a Ocuparte en aquello que Si quiere que pase.

 

Nadie nace aprendido y sin duda la vida es la mejor (y en ocasiones más dura) escuela que existe. La mejor manera de hacer las cosas es justamente haciéndolas, y creando caminos para llegar a tus metas.

 

No enfocarse en lo que no quieres que ocurra te ayudará a estar más centrado en conseguir tus objetivos, y comprobarás que si añades algo de esfuerzo y tesón, tu vida antes o después cambiará.

 

Así que ya sabes, si quieres dejar de Pre-ocuparte, comienza a Ocuparte.

 

Simple, sencillo, directo … Efectivo

 

Espero que te sirva y que te ayude a cambiar y mejorar los hábitos tóxicos en tu vida desde hoy. Y si te ha parecido interesante o quieres compartir algo conmigo, deja un comentario.

 

El próximo miércoles 14 febrero, estará disponible en este mismo apartado la charla presencial donde ahondaré más en el tema. Podrás verla como siempre en el canal de YouTube.

 

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0